Idioma Barrios: Caballito y Colegiales - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - República Argentina.
Tel.: (54-11) 4432-6706
- Web: www.lacasadelospatios.com.ar

Barrio de Retiro

Límites: Montevideo, Uruguay, Av. Córdoba, Av. Eduardo Madero, San Martín, Corbeta Uruguay, Av. Ante Puerto, calle sin nombre oficial y su prolongación virtual hasta Montevideo.

Es vecino de los barrios de Recoleta y San Nicolás. Es un barrio relativamente pequeño en superficie, comparado con otros de la Ciudad de Bs. As., pero uno de los que ofrece mayores diferencias de personalidad entre grupos de manzanas y calles.

A Retiro llegan o parten miles y miles de personas por día ya que es la cabecera de tres estaciones de Ferrocarril, de la Estación Terminal de Omnibus y de numerosas líneas de colectivos.

Esa es la parte tumultuosa de Retiro en cuyas horas pico se convierte en "mercado Persa". La parte elegante y refinada de la Plaza Carlos Pellegrini, rodeada de hoteles lujosos, amplios pisos y departamentos.

La distinguida y majestuosa zona de los palacios (Cancillería, Círculo Militar), sobre la Plaza San Martín, y en un contraste muy duro casi invisible a los ojos del turista la villa de emergencia que se encuentra bajo la Autopista 9 de Julio.

El Parque Japonés se encontraba ubicado próximo a la estación de tren, donde hoy se halla el Hotel Sheraton además de otros grandes edificios. Este parque marcó un verdadero hito en esta zona, ya que durante muchos años fue uno de los puntos de encuentros más destacados.

Por orden del gobernador Robles, se edificó una suntuosa mansión llamada "El Retiro", rodeada de un Fuerte con numerosos cañones. años más tarde se vende ese edificio a una empresa inglesa que comerciaba los esclavos que llegaban a Buenos Aires.

La empresa se llamaba Real Compañía de Guinea. A través de esta empresa y del Fuerte, la zona comenzó a tener mucho movimiento y se la identificó como Barrio del Retiro.

En 1800 se construye una Plaza de Toros entre las calles Santa Fe y Marcelo T. De Alvear, Florida y Maipú, pero fue suprimida por el general Eustaquio Díaz Vélez con gran protesta de los aficionados.

El cuerpo de Granaderos, bajo el mando del General José de San Martín, fue instruido en la Plaza que lleva hoy su nombre, llamada Campo de Marte.

En los bajos de Retiro funcionó el gasómetro, que fue la primera compañía de gas de origen Inglés que proveyó de alumbrado a toda la ciudad desde 1866.

Actualmente es el barrio más recorrido por los turistas y su lugar obligado de compras de artículos de origen regional,  artesanías, cueros, piedras, y demás productos autóctonos.

Dulce venganza arquitectónica.

Esta es la historia de dos familias enfrentadas que dejó sus huellas en Retiro. Los Anchorena, que vivían en el actual Palacio San Martín con 150 sirvientes. Y los Kavanagh, adinerados, aunque no patricios.

Hacia 1920 los Anchorena construyen la iglesia del Santísimo Sacramento como futuro sepulcro familiar. Cuenta la leyenda que uno de los Anchorena se enamoró perdidamente de una Kavanagh, aunque el romance no fue aprobado por su familia. Corina Kavanagh decidió una venganza arquitectónica: en Florida y San Martín, ordenó la construcción de un edificio cuyo único requisito era que impidiera la vista desde el palacio Anchorena a la iglesia, objetivo que aún cumple el edificio Kavanagh. "Incluso, si alguien quiere mirar de frente la actual basílica del Santísimo Sacramento, debe pararse en el pasaje "Corina Kavanagh", relata Eduardo Lazzari, presidente de la Junta de Estudios Históricos del Buen Ayre.

Quizá los porteños no siempre seamos concientes de la historia que vive bajo nuestros pies.

La falta física, visible, diaria, de rastros de nuestro pasado remoto nos provoca una sensación extraña de presente eterno, ahistórico.

Dicen que uno no ama sino aquello que conoce, y desde esa óptica no está de más el enterarnos de hechos simples, sencillos, cotidianos, que pueden ayudar a que revaloricemos los lugares por donde transitamos diariamente, resignificando su presencia apenas perceptible.

Retiro es uno de esos lugares con historia que merece ser visto, estudiado, mirado por los ojos de nuestro interés.

En sus tierras se irguió, primitivamente, la ermita de San Sebastián, y ésta, probablemente haya dado origen al nombre del barrio por su condición característica de retiro espiritua.

En el paraje del retiro construyó su residencia el gobernador español Robles, y más tarde, el también gobernador Riglos asentó la propia en el mismo solar, llevando la vivienda a la categoría de palacio fortificado por sus cañones y múltiples habitaciones.

Más tarde la empresa británica South Sea Company afincó su negocio de tráfico de esclavos en el mismo lugar.

A pocos metros de allí, en la zona de la plaza que hoy lleva su nombre, El General San Martín entrenó en las artes de la guerra a su casi mítico cuerpo de granaderos a caballo.

También existió en las inmediaciones una plaza de toros con capacidad para miles de espectadores, la cual nunca tuvo una concurrencia masiva y finalmente fue clausurada.

Principales Calles, Plazas, Ferias, Monumentos, Museos, Murales y Fuentes:

Complejo Edilicio Catalinas Norte: Es un dinámico centro turístico y comercial con gigantescas torres de aluminio y cristal comprendidas por las Avenidas Córdoba, Eduardo Madero, Leandro N. Alem y la calle San Martín. El primero de esos edificios es el Hotel Sheraton, obra de gran envergadura, llevada a cabo por los arquitectos Sanchez Elía, Peralta Ramos y Agostini. Muy cerca de este está el edificio Catalinas Norte y se levantan las oficinas de Esso, IBM y Techint.

La calle Reconquista: Es completamente distinta al resto de las calles de Retiro. Desde el Pasaje Ricardo Rojas hasta la Av. Córdoba sus calles tienen reminiscencias árabes y griegas. Se pueden apreciar exquisitos postres y comidas árabes en sus panaderías.

Calle Florida: Ocupa un largo de 10 cuadras todas peatonales. Es una fabulosa arteria comercial y cultural que puede competir con las mejores de Roma o París. Allí tenía su casa Mariquita Sánchez de Thompson y Mendeville. Fue la calle preferida para ir a las corridas de toros, y por allí también pasaron ejércitos y comparsas. Tenía un toque aristocrático y popular a la vez que ya desapareció, sin embargo quedan aún librerías, cafés y tiendas tradicionales. Sobre Florida y Córdoba se encuentra el edificio del Centro Naval cuyas puertas constituyen verdaderas joyas de herrería. En Florida 753 está la Galería Pacífico, actualmente remodelada, es uno de los shoppings más elegantes del país, con una cúpula pintada por Castagnino.

Centro Cultural Borges: Fue inaugurado el 18 de Octubre de 1995. Viamonte y San Martín - Teléfono 5555-5449/50.
El Centro Cultural Borges está ubicado en pleno centro de Buenos Aires, a pocos pasos de los mejores hoteles internacionales, propone un nuevo ámbito para la realización de los eventos de su empresa.
Ofrece un marco único, combinando exposiciones de arte y salones a la altura de los más importantes centros internacionales, con una vasta experiencia en organización de eventos, además de una amplia gama de servicios.
Emplazado en el corazón de las Galerías Pacífico, uno de los edificios históricos más renombrados de esta ciudad, el Centro Cultural Borges posee cuatro bloques que realzan los aspectos más bellos de la arquitectura de fines del siglo XIX, entrelazándolos con los espacios más característicos de las tendencias de este nuevo milenio.
Desde su ubicación priviligiada, Viamonte esquina San Martín, el Centro Cultural Borges ofrece un espacio único para plasmar la idea del anhelado ¨museo del año 2000¨ en el que convergen: muestras plásticas, música, teatro, cine, talleres, video, subastas internacionales, seminarios, teleconferencias, y muestras interactivas de alta tecnología.
Inmerso en una extraordinaria obra arquitectónica, Galería Pacífico, el Centro Cultural Borges ocupa una superficie de 10.000 metros cuadrados enteramente dedicados a las expresiones más audaces e innovadoras en las artes y la tecnología aplicada a fines culturales.

Plaza Libertador General San Martín: Es una de las plazas más antiguas de la ciudad y también una de las más hermosas, por su exuberante vegetación, grandes y bellos árboles y gran variedad de plantas.
Sobre Av. Santa Fe y Maipú se encuentra el Monumento al General San Martín y Sobre la Av. L. N. Alem se encuentra el "Monumento a los caídos en la gesta de las Islas Malvinas y del Atlántico Sur".
Sobre la vereda de Maipú y Santa Fe, se aprecia el grupo escultórico La Duda de Cordier y está realizado todo en mármol de Carrara. Las dos cabezas humanas modeladas por el autor representan el Antiguo y el Nuevo Testamento.
Cuando Garay fundo la ciudad, estableció los limites de la traza, o sea, el perímetro que encierra las manzanas habitables. También estableció el ejido, que era el espacio de tierra que rodeaba la traza, y la separaba de las quintas, destinado para el uso común del pueblo. Parte de este terreno fue cedido en 1692 por el gobernador Robles al vecino Miguel de Riglos, en una jugarreta para burlar la prohibición que pendía sobre los gobernadores para adquirir tierras en el territorio que gobernaban. Este terreno cedido constituía la mitad de la actual Plaza San Martín. Hacia el final de su gobierno Robles edifico una gran casa en el terreno de su amigo Riglos. Bautizó a la casa con el nombre de El Retiro. Habitó en ella hasta que se fue a España en 1704. La casa quedo para Riglos quien la alquiló a la Compañía de Guinea, encargada de traficar esclavos negros en este territorio, la casa la utilizaban para alojar a los esclavos mientras se recuperaban del terrible viaje desde su Africa natal. En 1706 la compañía se fue a otro lugar. Pero en 1718 la casa fue vendida a la Compañía inglesa del Mar del Sur, quien remplazó a la compañía francesa en la trata de esclavos. Este fue el comienzo de la magnífica Plaza San Martín, en esos tiempos el terreno era descampado, con algunos árboles, y con la misma barranca. El terreno de la plaza paso a manos del gobierno cuando los ingleses fueron echados de la región, menos la barranca que era propiedad privada.
Ochenta años después, en el espacio abierto de El Retiro se edificó la segunda Plaza de Toros de la ciudad, en la prolongación de las calles Santa Fe y M. T. de Alvear, entre Florida y Maipú. Esta era mucho más espectacular que la creada anteriormente en la Plaza Montserrat. Fue inaugurada el 14 de octubre de 1801. Podía albergar a más de diez mil personas. Era de forma octogonal y estilo morisco con ladrillos a la vista. Esta plaza de toros fue escenario de una valiente defensa por parte de las tropas españolas cuando los ingleses las asediaron durante horas en 1807. Las corridas de toros siguieron hasta 1819, año en que el gobernador de Buenos Aires ordena que se tire abajo la Plaza de Toros.
En 1812 se mudan a la actual Plaza San Martín, el regimiento de granaderos a caballo y su comandante don José de San Martín. Utilizaron los cuarteles que había en el Retiro.
El espacio abierto de El Retiro, se llamaba Campo de la Gloria, en honor a los valientes que lo defendieron de los ingleses, pero en 1822 se lo denominó plaza Marte. En tiempos de Rosas funcionaron calabozos en esta zona.
Pero tomó el aspecto de plaza solo luego de que se supiera que en Chile se estaba preparando una estatua del libertador San Martín. Se decidió rendirle igual homenaje en nuestra patria, para lo cual se encomendó una comisión de vecinos de Retiro, lugar elegido para colocar la estatua, contratar la ejecución del monumento y remodelar el lugar formando un paseo en la Plaza Marte. El 13 de julio de 1862 se inauguró la estatua de San Martín que hoy se puede apreciar. Mientras que se esperaba la estatua, el ingeniero Nicolás Canale transformó totalmente el lugar para convertirlo en un paseo. Primero regularizó el terreno de la plaza, lo elevo y lo rodeo de una reja de hierro, y abrió seis escalinatas. Las entradas por los dos puntos estaban señaladas por dos altos pilares. En el centro se instaló una hermosa fuente. Recién en 1878 se cambio el nombre del paseo a plaza San Martín.
Con el correr de los años se produjeron grandes cambios en el ámbito de la plaza. En 1931 el intendente decidió prolongar los jardines de la plaza hasta los bajos del Retiro. Los jardines fueron remodelados bajo la experta dirección de Thays. En 1936 se construyó a su vera el edificio Kavanagh, primera torre de viviendas levantada en Buenos Aires. Los árboles plantados por Thays terminaron convirtiendo a la Plaza San Martín en uno de los lugares más lindos de la ciudad.

Plaza Carlos Pellegrini: Situada entre las calles Libertad, Cerrito, Av. Alvear. Tiene el busto del Dr. Carlos Pellegrini, y está rodeada de dos lujosas embajadas, la de Francia y la de Brasil, y por el elegante club de caballeros, Jockey Club. Todo el entorno de esa Plaza; los edificios, los restaurantes y bares cercanos, el Patio Bulrich y otros encantadores lugares son de un gusto tan refinado y uniforme que bien podría compararse con la Place Vendome de París.

Plaza Fuerza Aérea Argentina: Su nombre que le fue impuesto a la antigua Plaza Britania, luego de la Guerra del Atlántico Sur, es el asiento de la "Torre Monumental".
Ubicada entre las avenidas Leandro N. Alem, Eduardo Madero, Ramos Mejía y la calle San Martín, frente a la estación ferroviaria y enmarcada por la plaza Canadá y la Plaza San Martín, es uno de los lugares mas tradicionales del barrio del Retiro.

Monumento al General San Martín: Realizado por el escultor francés; Louis Doumás e inaugurado el 13 de julio de 1862 (solo la escultura ecuestre). Con motivo del Centenario de la Revolución de Mayo, se convocó al artista alemán, Gustavo Eberlein, quien realizó los relieves del pedestal, que realzan la figura de San Martín en una típica postura, serena y tranquila aún montando. un caballo encabritado y los ejércitos de la Independencia y cuatro grupos alegóricos ubicados sobre pedestales, que representan: La Partida, La Batalla, La Victoria y El regreso del vencedor. El mismo se encuentra en la Plaza San Martín, sobre la Avenida Santa Fé.

Monumento a los caídos en la gesta de las Islas Malvinas y Atlántico Sur: Sito en la Plaza San Martín, en la esquina de la avenida Leandro N. Alem, está formado por 25 placas de mármol negro con los nombres de todos los soldados caídos en esa guerra de 1982.

Embajada de Francia: El Palacio Ortiz Basualdo, sede de la Embajada de Francia en la Argentina.
Diseñado en 1912 por el arquitecto francés Paul Pater, a quien se debe también el edificio del Tigre Club, para el matrimonio Ortiz Basualdo, la construcción del palacio se prolongó por varios años.
En 1925, durante la presidencia de Marcelo T. de Alvear, cuando tanto el barrio como el país se hallaban en su apogeo, sirvió de residencia oficial al príncipe de Gales, quién supuestamente demostró su admiración por el refinado confort y la grandiosidad del edificio.
Pero sería finalmente Francia quien tomaría posesión definitiva del palacio, al transformarlo en 1939 en sede de su embajada en Buenos Aires.
A fines de la década del ’70 el edificio estuvo a punto de ser demolido junto a otras valiosas construcciones vecinas para terminar la apertura de la Avenida 9 de Julio. Afortunadamente se ha logrado revertir esta visión y tanto el edificio como parte de su entorno han sido preservados de su destrucción.
La notable y difundida influencia francesa en la arquitectura argentina tiene un excepcional ejemplo en el Palacio Ortiz Basualdo. Gran exponente de la arquitectura Beaux Arts, en diferente escala, esta obra es, como la Opera de París de Charles Garnier, una lección de inserción en el tejido urbano, y de correspondencia entre masas exteriores y espacios interiores, y una original recreación de elementos arquitectónicos de la tradición francesa.
El planteo general del edificio es una sagaz reelaboración del tradicional hôtel Particulier francés de cuatro niveles: basamento, planta noble, planta de habitaciones particulares y mansarda. Prototipo en vigencia desde el siglo XVII, las versiones más grandiosas emulan las magníficas composiciones de famosos castillos del Grand Siècle, y en este caso resuenan ecos de ejemplos como Vaux-Le-Vicomte o Maisons-Laffite.
El habitual esquema de cuerpo central, alas laterales y pabellones extremos se repite aquí pero sin generar una cour d’honneur o una terraza. Estos elementos se pliegan hacia atrás, rotando sobre el eje central y de simetría de la composición. Se produce así una suerte de expansión del espacio por delante, que abarca la plaza reciclándola como verdadera cour del palacio. Preside la organización de los distintos volúmenes el torreón cilíndrico de la esquina coronado por una cúpula revestida de pizarra y una linterna ejecutada en cinc.
La entrada principal se ubica en el sector inferior del torreón de esquina y es el ámbito de transición entre el exterior y los espacios interiores. Este pórtico circular, rotonda de acceso a la sede diplomática y perforado por tres amplios portales y un ventanal, sirve de descenso a cubierto desde los coches. A continuación de un pequeño palier cuadrado se sucede el hall de entrada, vestíbulo de acceso, también circular, cuya decoración se basa en el despliegue de los mármoles policromos del piso, rodeado de muros revestidos en madera tallada y ritmado con pilastras corintias.
La Escalera de Honor y los salones de recepción del primer piso son de estilos ingleses que caracteriza la entrada principal se repite en la decoración de la Escalera de Honor y el hall circular del primer piso.
En el hall circular aparecen motivos de los siglos XVII y XVIII como la ventana neopalladiana que ilumina la caja de la escalera, las barandas de línea Chippendale, los vanos aporticados de inspiración Reina Ana realizados por la casa de decoración inglesa Waring and Gillow y las pinturas de puertos famosos. Merecen una mención especial el portal y el cielo raso de la antecámera.
Pero el verdadero hallazgo en la composición de los espacios de este nivel, reflejo del esquema general del edificio, es la serie de enfiladas de salones de excelentes proporciones, decorados en distintos estilos.
La biblioteca, con su apertura hacia el jardín posterior, es una recreación del gótico tardío inglés. Su chimenea tiene motivos del primer Renacimiento.
A continuación de la biblioteca se encuentra el Salón de Billard o fumoir, combinación de revestimientos y cielo raso estilo tudor con gran chimenea inspirada en el renacimiento francés. En este salón se puede ver una producción de mapas antiguos del Río de La Plata. Aquí están hoy expuestos los retratos de todos los Embajadores de Francia que se sucedieron a lo largo de 65 años de historia del Palacio.
Al salir del Salón de Billard se destaca el Salón de Baile o de Honor, reinterpretación de una versión más temprana del estilo Luis XV. La chimenea en mármol tallado y bronce cincelado, el gran panel central con pintura alegórica en el cielo raso y el detalle del medallón del cielo raso con figuras mitológicas merecen una mención especial. También de gran interés son el busto del Rey Henri IV, las tallas doradas en la boiserie, los lustres (las arañas) de estilo Luis XV y los paneles con pintura decorativa sobre los espejos.
El Salón de Baile se abre sobre la sala de música, salón redondo de estilo Luis XV, con motivos chinescos. De gran interés son los espejos, las consolas y sus cartelas con tallas alusivas. Este salón es el epicentro del conjunto y constituye un privilegiado punto de vista hacia el exterior y hacia los interiores organizados según tres ejes. Uno hacia atrás, que enhebra el pequeño palier cuadrado, el hall circular, la escalera de Honor y la fuga por el ventanal hacia el jardín posterior. Otro, hacia la derecha que reune el salón de Baile, el salón de billard y la biblioteca.
El eje restante enlaza hacia la izquierda el gran comedor que emula al del Palacio Real de Oslo, dentro de un indefinible estilo barroco inglés donde uno puede admirar los detalles alegóricos, espejos y pinturas murales representando naturalezas secas, y que sirve ahora de sala de reunión, con el jardín de invierno y su decoración inspirada del estilo tudor con su generoso bow-window con valiosas maderas en bajo relieve.

Embajada de Brasil (Ex Palacio Pereda): Arroyo 1130.
Fue construido entre los años 1919-1936 para residencia particular, por encargo del ganadero Celedonio Pereda, según planos del Arq. francés Louis Martin, posteriormente reemplazado por el Arq. belga Julio Dormal. El palacio posee semejanza con el Museo Jacquemart André de París y algunos elementos se inspiraron en el Castillo de Fontainebleau.
El edificio se desarrolla en tres plantas y mansarda. En la primera, que comprende el basamento, se ubican acceso y dependencias, en la segunda los locales destinados a recepción y en la tercera las dependencias privadas. Sobre el eje de simetría se desarrolla un volumen central de fachada recta y curva con remate de cúpula y mansarda. Este volumen está flanqueado por dos cuerpos de menor altura que avanza hacia la línea municipal, definiendo una terraza que sirve de expansión a los salones principales. Esta fachada posee un tratamiento equilibrado de llenos y vacíos, con aventanamientos enmarcados por pilastras que recorren los dos pisos superiores y generan una secuencia rítmica muy interesante a lo largo de toda la fachada retraída. Los cuerpos laterales y el basamento se unificaron a través del almohadillado del muro.
La fachada posterior, más dinámica, muestra un rico juego de entrantes y salientes con un gran protagonismo de la escalera que conduce hacia los jardines. El interior posee valiosas obras artísticas, destacándose las monumentales telas del pintor catalán José María Sert, cuyas audaces perspectivas crean un plano superior inexistente. En 1944 el edificio fue adquirido para ser ocupado por la Embajada de Brasil y residencia de los Embajadores.

Tótem Canadiense: Es un monumento muy original ubicado en la plaza Canadá. Fue donado por industriales canadienses. Es un tótem indígena, réplica de un poste totémico de una tribu llamada Kwkutl, que se encuentran en la isla de Vancouver. La escultura mide alrededor de 20 metros, es toda tallada a mano en cedro color rojo Los escultores han representado en ella a todos los animales prevaleciendo los colores rojo, blanco y negro. Es una obra muy valiosa que no se debe dejar de visitarse pero lamentablemente está ubicada casi en la zona portuaria, en los confines de Retiro.

Museo de Armas de la Nación: Situado dentro Círculo Militar en un extremo de la Plaza San Martín. Av. Santa Fe 750 esq. Maipú Tel.: 4311-1070/ 1079 int. 179.
El 1 de Octubre de 1904, el general Julio A. Roca, crea el "Museo Nacional de Armas", en base a las colecciones que posee el "Arsenal Principal", fijando su asiento en el "Cuartel de Inválidos de la Nación". Es Ministro de Guerra en esa época el General Pablo Riccheri.
El 16 de Diciembre de 1911, el Dr. Roque Sáenz Peña modifica su designación por la de "Museo Militar", constituido sobre las colecciones que posee la Dirección General de Arsenal de Guerra y debiendo instalarse en los locales de la extinguida "Exposición Ferroviaria" del Centenario de 1910.
El 27 de Agosto de 1938, se establece que con el nombre de "Museo de Armas de la Nación", debe funcionar, conjuntamente con la Biblioteca Nacional Militar, en el edificio que actualmente ocupa: Palacio Retiro del Círculo Militar del cual pasan a depender.
Al procederse solemnemente a su inauguración y abrir por primera vez sus puertas al público el 14 de Diciembre de 1940, se designa como director y organizador al Dr. Fernando Jáuregui, quien ejerce este cargo hasta su muerte en 1972.
A partir de 1972 el Círculo Militar, por intermedio de su Presidente, el General Rosendo María Fraga, aprueba y apoya el proyecto de remodelación y se encara la reestructuración y modernización de todas sus instalaciones. Ello posibilitó la creación de nuevas salas y la remodelación de las existentes con adecuado sentido funcional y acorde con modernas técnicas museológicas.
No obstante ello, se mantuvo cerrado al público en general durante casi diez años hasta el 8 de Abril de 1981 en que vuelve a abrir sus puertas con nuevas modificaciones y agregado de piezas que enriquecen notablemente su Patrimonio.

Museo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco: Suipacha 1422 -
Teléfono: 4327-0272 4327-0228.
De estilo neocolonial fue construido por el Arquitecto Martín Noel para su residencia particular en 1925.
Alberga destacadas colecciones de objetos de plata, pinturas y mobiliario hispanoamericano
de los siglos XVI al XIX.
Horario: martes a domingo de 14 a 19 hs.
Entrada: $1. Jueves gratis. Bono Contribución de la Asociación de Amigos del Museo: $1. Su adquisición es voluntaria. Visitas Guiadas: Público en general: sábados y domingos a las 16 hs. Instituciones: solicitar telefónicamente.
Visitas generales, recorridos temáticos, actividades conjuntas Museo-Escuela (nivel inicial al universitario); grupos especiales (ciegos e hipoacúsicos) y visitas en idioma inglés y francés.

Museo Nacional y Centros de Estudios Históricos Ferroviarios: Av. del Libertador 405 - Tel.: 4318 - 3343 - Visitas: de lunes a viernes de 9.30 a 16 - No tiene receso.
Exhibe piezas vinculadas con la historia de los ferrocarriles en el país.
Su génesis fue una exposición realizada en la estación Retiro del Ferrocarril Mitre en 1968. Primero, se estableció en una oficina de ese ferrocarril, luego en las Galerías Pacífico y, finalmente, en un antiguo galpón de cargas, muy bien reacondicionado. Paralelamente desarrolló su labor el Instituto de investigación Histórica que cuenta con una biblioteca de 4.000 volúmenes. Muchos son los motivos de interés como la maqueta original de la Estación Once; la verja de hierro de la Estación Parque del Ferrocarril Oeste (lugar del que partió "La Porteña" y donde, actualmente, está el Teatro Colón); la maqueta de un coche del Ferrocarril General Belgrano; platería de los coches comedores y vajilla de un coche residencial; una colcha del coche dormitorio utilizado por Juan Pablo II en 1982 y el coche en el cual se trasladó en 1961 el presidente italiano Giovanni Gronchi; que condujo en 1963 a la comitiva del presidente Guido y en 1965 al presidente Arturo Illia. Se exhiben, también, teléfonos, telégrafos, relojes, cornetines, campanas, uniformes de personal, teletipos, fraguas, moblaje y elementos de los coches de pasajeros (se destacan los lavatorios decorados) y juegos de cocina.

Círculo Militar: Se encuentra otro soberbio palacio perteneciente a la familia Paz y es el actual Círculo Militar en cuyo interior funciona el Museo de Armas de la Nación.

Galerías Pacífico: Sus murales realizados por plásticos argentinos Berni, Castagnino, Spilimbergo y Urruchúa. Diseñada por Francisco Seeber y Emilio Bunge al estilo Bon Marché de París, para exhibición de la moda del mundo. En diciembre de 1896 se inauguró aquí el Museo Nacional de Bellas Artes. La crisis económica llevó a la venta de una parte del edificio del Ferrocarril Pacífico (origen del nombre actual). Fue declarado monumento histórico en 1989 y fue reciclado para poner en funcionamiento el shopping actual. Desde el 18 de Octubre de 1995, funciona en este edficio el Centro Cultural Borges.

Ferrocarril Retiro: Frente a la Torre de los Ingleses se encuentra la estación donde llegan las tres estaciones ferroviarias cabeceras de líneas que son las del FFCC Gral Belgrano, FFCC Gral San Martín y FFCC Gral Mitre.

Estación Terminal de Omnibus de la Ciudad de Bs. As.: Está situada entre las avenidas Antártida Argentina y Ramos Mejía. Ocupa 12 hectáreas y tiene 100 boleterías, 75 plataformas de embarque además de comercios, oficinas de empresas transportistas y estaciones de venta de combustibles

Paseo El Retiro: Avenida de los Inmigrantes entre Antártida Argentina y Ramón Castillo.

El Palacio Anchorena o Palacio San Martín:
Es un exponente de L'Ecole des Beaux Arts. Esta inspirado en el proyecto "Hotel a París pour un riche Banquier", con el cual Jean Louis Pascal, maestro de Christophersen, gana el "Grand Prix de Rome" -máximo galardón de la arquitectura de la época- en 1866. Las fachadas de tratamiento casi escultoricos presentan mansardas convexas, cúpulas, chimeneas, ojos de buey; columnas y pilastras que abarcan los dos pisos principales y balcones soportados por importantes ménsulas.
El volúmen del jardín de invierno, adosado a la fachada lateral sobre la calle Basavilbaso, refleja el excelente trabajo de herrería del edificio, realizado en el taller Zamboni de Buenos Aires. El patio de honor, de planta ovalada, encierra un espacio de acertadas proporciones y lograda composición definido por una galería ritmada por columnas dóricas, escalinatas de generoso desarrollo, frentes interiores y mansardas de líneas curvas y dos cúpulas.
Si bien parece un complejo único, esta constituido por tres residencias: la que da a la calle Esmeralda que fue habitada por Mercedes Castellanos de Anchorena con su hijo Aaron, la central que fue habitada por Enrique Anchorena y su familia, y la que da a la calle Basavilbaso, que fue habitada por Leonor Uriburu, viuda de Emilio Anchorena.
Pero no es sólo en el tipo de revestimientos superficiales donde radican las diferencias interiores de éstas mansiones; lo es también en el aspecto espacial ya que tiene el hall que es de triple altura y la escalinata principal no tiene como las otras una relevancia protagónica. No obstante lo dicho, los planos originales del autor de la obra, ubican la escalinata principal de la tercera mansión con una presencia de manera más acorde con los postulados del "l'ecole de beaux arts".
La distribución de los interiores responde a la habitual en este tipo de residencias: en la Planta Baja los locales de depósito, instalaciones, y dependencias para el personal de servicio masculino; en el primer piso los salones de recepción; en el segundo nivel las habitaciones privadas; y en las mansardas dependencias de servicio femenino, salas de lavado y guardado de ropa.
En los interiores las tres residencias presentan diferencias, siendo similares las residencias situadas sobre Esmeralda y la central, donde se destacan los trabajos de estucos en las superficies murales, de la situada sobre la calle Basavilbaso, inspirada en el Neoclasicismo y en el Renacimiento, con revoques simil piedra de París en el Hall de Honor.
El Palacio Anchorena fue sede de importantes reuniones sociales, como el baile del Centenario de la Independencia en 1916.

En 1936 el Palacio Anchorena fue adquirido por el Estado para ser sede del Ministerio de Relaciones Exteriores, y pasa a llamarse Palacio San Martín. Actualmente es sede Ceremonial de la Cancillería ya que sus oficinas se han trasladado al nuevo edificio de Arenales y Esmeralda, construido por los arquitectos Aizenstat y Rajlin, cuya arquitectura parece dialogar con la monumental obra de Christophersen.
El Palacio San Martín es monumento histórico nacional, alberga en su interior obras de artistas argentinos y americanos del siglo XX como Antonio Berni, Pablo Curatella Manes, Lino Enea Spilimbergo, Roberto Matta, entre otros. Asimismo se encuentra la Coleccion de Arte Precolombino de la Cancillería Argentina, con piezas de cerámicas, piedras y metales de culturas del noroeste de nuestro país, como ser: San Francisco, Vaquerias, Condorhuasi, Cienaga, Aguada, Santa María.
Cuenta, además, con una biblioteca especializada en derecho internacional e historia de las relaciones internacionales. Constituye un valioso testimonio del nivel alcanzado por la arquitectura del clasicismo francés y la adaptación de tipos de residencia franceses del siglo XVIII al medio local.
Visitas Guiadas: Se puede visitar el lugar junto a un guía que revela el estilo de vida de sus habitantes, señala las particularidades de esta maravilla arquitectónica de Alejandro Christophersen y da tiempo para apreciar la colección de arte de la Cancillería.
Los días y horas de visita son:
Jueves: 11.00 hs y viernes 15:00, 16:00 y 17:00hs. en español e inglés.
La participación es gratuita; sólo es necesario darse cita en el día y la hora indicados, en Arenales 761. Las visitas son en español e inglés.
En caso de grupos numerosos, se deben reservar turnos en el teléfono 4819-8092.

Patio Bullrich Shopping Center: Reciclado sobre la centenaria casa de remates de hacienda "A. Bullrich y Cía.".
Desde 1867, pasaron por la casa Bullrich no sólo riquezas, sino también el refinamiento cultural argentino. Este edificio histórico de la familia Bullrich, diseñado por el arquitecto inglés Waldorp, fue una tradicional casa de remates de toda clase de objetos de colección, ganado y hasta caballos pura sangre.
En 1988 se inauguró como un moderno shopping preservando todo aquello con lo que había nacido y su arquitectura neoclásica. En 1995 se realizó un importante proyecto de innovación y ampliación a cargo de Pfeifer & Zurdo. En el cuál se mantuvo la estructura histórica y a la que se incorporaron modernas líneas del nuevo contexto, creando un espacio único dónde conviven dos épocas.

Torre de los Ingleses: Está situada en la Plaza Fuerza Aérea Argentina frente a la estación ferroviaria.
Pasada la mitad del siglo XIX Buenos Aires comenzaba a gozar de los beneficios de la iluminación a gas, elemento este que era producido por la Compañía de Gas cuya planta estaba ubicada frente a la estación terminal de tren. Los cimientos de esta construcción fueron usados mas tarde como basamento para construir la “columna monumental” de la comunidad inglesa
.
La gesta de mayo había quedado atrás y el tiempo del centenario y sus festejos se acercaba velozmente. Las distintas colectividades preparaban sus ofrendas de agradecimiento a la nación que las había cobijado. La comunidad inglesa no fue la excepción.
El 18 de setiembre de 1909, el Congreso de la Nación promulgó la Ley Nº 6.368 por la cual se aceptaba el ofrecimiento de los residentes británicos de levantar una columna monumental en conmemoración del Centenario de Mayo y delegaba en la Municipalidad de Buenos Aires la aprobación de los planos y su ubicación.
El 10 de diciembre del mismo año, el Honorable Concejo Deliberante autorizó la erección del monumento en la manzana comprendida entre las calles Maipú, Paseo de Julio y la Plazoleta Saavedra.
Se llamó a concurso para seleccionar y premiar un boceto. El elegido fue el presentado por el ingeniero Ambrose Poynter quien recibió el primer premio de $ 2.000. La torre propuesta era de estilo renacentista, ya que ésta era la tendencia arquitectónica que imperaba en Inglaterra durante la época en que Buenos Aires era fundada por segunda vez (siglo XVII).
E
l 6 de mayo de 1910 muere Eduardo VII, razón por la cual Gran Bretaña no envía delegación alguna a las fiestas del Centenario. Debido a este suceso, la piedra fundamental recién fue colocada el 26 de noviembre de 1910, inaugurándose el monumento casi cuatro años después: el 24 de Mayo de 1916. El apreciable retraso sufrido en su ejecución se debió al comienzo de la primera guerra mundial.
La columna conmemorativa del “Centenario de Mayo" fue mas tarde conocida, de acuerdo con las características de la obra, como "torre" y no como "columna". Es de forma cuadrangular y está orientada hacia los cuatros puntos cardinales. La compañía encargada de su construcción fue "Hopkins y Gardom" y tanto el personal técnico como los materiales, salvo la arena y el agua, fueron traídos de Inglaterra.
Su altura total es de 75,50 m y consta de ocho pisos. La base mide 280 m2. y el costo de la obra se calculó en 90.000 libras esterlinas.
La torre se halla emplazada sobre una plataforma con cuatro escaleras de acceso. La entrada principal da al oeste y se encuentra engalanada con emblemas del imperio inglés. Podemos reconocer, entre otros: la flor del cardo (que a partir de 1540 se la reconoce como emblema nacional) la rosa de los Tudor, el dragón rojo de Gales, el trébol de Irlanda, etc.
En la entrada, se aprecia una placa de mármol con la leyenda, "Los residentes británicos al gran pueblo argentino, salud. 25 de mayo de 1910".
Sobre el friso, a la altura del primer piso, se encuentran alternados los escudos de Argentina y de Gran Bretaña; también un león y un unicornio rampantes, emblemas de Inglaterra y Escocia respectivamente y dos frases escritas en francés: "Dieu est mon droit" (Dios es mi derecho) y "honni soit qui maly pense (deshonor al que piense mal de esto).
A 50 m de altura se encuentra la terraza de la torre y sobre ésta se yergue el reloj, cuyos amplios cuadrantes de 4,40 m. de diámetro están hechos con piezas de opalina inglesa.
Fue construido por Johnson y Gillete, famosos relojeros ingleses y desde que se erigió la Torre, se ha convertido en particular y característico del barrio.
El funcionamiento del reloj es a pesas y péndulo. el cual pesa 100 kg y mide 4 metros. Sobre los cuadrantes se encuentran las cinco campanas de bronce que son las voces sonoras del reloj. La de mayor tamaño pesa unos siete mil kilos y el carrillón que marca los cuartos es de tres toneladas e imita al de la Abadía de Westminster.
La torre sostiene una cúpula de forma octogonal cubierta de láminas de cobre y cabriadas de acero, sobre cuya cima gira una veleta, que representa una fragata de tres mástiles de la época isabelina.
Existe en su interior un ascensor vidriado que recorta los ambientes hasta desembocar en el sexto piso. Desde allí se accede a un mirador que redescubre la ciudad desde una perspectiva que permite apreciar principalmente el barrio de Retiro, su terminal ferroviaria y el Puerto de Buenos Aires.
A raiz del conflicto con Gran Bretaña por las Islas Malvinas e islas del Atlántico Sur, la primitivamente llamada "Columna Monumental", luego conocida como "Torre de los Ingleses" pasó a ser denominada "Torre Monumental".
La Dirección General de Museos a través de su Departamento Técnico Museológico realiza la curación de la Torre Monumental.
La Torre exhibe en sus seis salas exposiciones permanentes y temporarias. La Galería Histórica, que ocupa el primero y sexto piso, expone con carácter permanente fotografías, planos, documentos, invitaciones, recortes periodísticos, entre otras piezas que conforman una visión abarcadora de la historia del monumento provenientes de los Museos de la Ciudad y de los archivos de distintas dependencias del Gobierno de la Ciudad.
Con el fin de difundir nuestro patrimonio arquitectónico, la Dirección General de Desarrollo y Promoción Turística ha programado una serie de Visitas Guiadas - realizadas por experimentados guías - en las que el visitante podrá conocer tanto la historia del monumento como redescubrir el barrio de Retiro
desde una perspectiva inédita.

Basílica del Santísimo Sacramento: Ubicada en San Martín 1039 TE: 4312-2314.
Es una joya arquitectónica de estilo neogótico-romántico. Su magnífica fachada es de mármol blanco y representa al Beato Pedro Eymard junto a 2 Angeles arrodillados. En su interior, el altar mayor es uno de los más grandes de Sudamérica, decorado en onix, mosaico y bronce que se apoyan en una enorme estructura de mármol blanco. Los confesionarios, púlpito y sillería del coro son exquisitas obras de artistas flamencos originarios de Brujas, Bélgica. Es un templo suntuoso, predilecto de los miembros de la alta sociedad porteña.

El Edificio Kavanagh: Construido en 1934 por los arquitectos Sánchez, Lagos y De la Torre fue el edificio más alto de Latinoamérica por aquellos años. Ubicado en la calle Florida 1065 consta de 32 pisos de estilo Art Decó. Fue el primer edificio para viviendas de Buenos Aires que contó con equipo de aire acondicionado.
La millonaria Corina Kavanagh encargó en 1934 un rascacielos a uno de los estudios de arquitectura más prestigiosos de la próspera Buenos Aires de comienzos del siglo XX. La señora Kavanagh vendió dos de sus estancias para financiar la construcción. El edificio se erigió en 14 meses.
Es una torre escalonada de hormigón armado de 120 metros de altura, 32 pisos y 105 viviendas. Cuando se inauguró fue el edificio más alto de Latinoamérica y la mayor estructura en el mundo de hormigón armado. El estilo es racionalista, caracterizado por la austeridad de las líneas, la carencia de ornamentos externos y los grandes volúmenes prismáticos.
Para asegurar la calidad de la obra no se pusieron límites al presupuesto. El Kavanagh, pensado como un edificio de departamentos de lujo, ganó numerosos premios nacionales e internacionales.
Corina Kavanagh se reservó para sí el departamento del piso 14, el único que ocupa toda una planta. Desde 1999 este edificio es monumento histórico nacional.

Barrios: Caballito y Colegiales - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - República Argentina.
Tel.: (54-11) 4432-6706
- Web: www.lacasadelospatios.com.ar