Idioma Barrios: Caballito y Colegiales - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - República Argentina.
Tel.: (54-11) 4432-6706
- Web: www.lacasadelospatios.com.ar

Barrio de Balvanera

Límites: Av. Independencia, Av. Entre Ríos, Av. Callao, Av. Córdoba, Gallo, Av. Díaz Vélez, Sánchez de Bustamante y Sánchez de Loria.

Balvanera (también conocido como barrio de Once) es un barrio diferente y últimamente muy cambiante. Es muy heterogéneo y podríamos decir que es una suma de sectores completamente distintos. Lo que sí se puede asegurar, es que es un barrio pujante, activo, de gran densidad de habitantes, con mucho tránsito vehicular.

Balvanera, es también barrio rico en edificios antiguos y con historia, algunos de ellos famosos, a través de las paginas de celebres poetas, a los que sirvieron de numen inspirador. Tal el caso del ubicado en la esquina noroeste de Corrientes y Pueyrredón, que, -muchos sostienen- sirvió a Baldomero Fernández Moreno, para sus "setenta balcones".

Es un barrio esencialmente judío, donde la colectividad hebrea ha desarrollado toda su actividad comercial desde los principios del siglo XX. En los últimos años una importante comunidad de coreanos ha pasado a ser parte de su idiosincrasia. Es el barrio de los comercios, de los medios de transportes, que empiezan o terminan su recorrido en la Plaza Miserere, el barrio de los mayoristas y de las ocasiones, el barrio del gentío, que en las horas pico parece un hormiguero. La cantidad de puestos callejeros lo hace muy diferente al resto de los barrios, ya que parece un mercado persa, o a alguna una típica ciudad latinoamericana. Tiene mucho encanto y resulta divertido recorrerlo, claro que ese movimiento constante agobia y después de unas pocas horas usted querrá descansar.

En España hay un valle en la provincia de Logroño, que se llama Valvanera, lugar de conversión de un ex bandido Nuño Oñez, quien lo hizo ante la aparición de la Virgen María en el valle del mismo nombre. A fines del siglo XVIII llegó al Río de La Plata la devoción a Nuestra Sra. de Balvanera. Le construyeron una capilla en 1799 , que luego (3 décadas después) se convertirá en parroquia y que le da nombre al barrio.

En Balvanera, existen pasajes que son parte de la historia de Buenos Aires y que presentan la particularidad de que su trazado no es recto, ya que forman dibujos sinuosos y caprichosos.

En cuanto a Miserere, hay dos versiones; unos sostienen que proviene del vocablo latino "Misserere" que significa "ten compasión", relacionado con la matanza de animales que en la época del Matadero del Oeste se sacrificaban en la zona, o porque así era llamado el que fue dueño de las tierras ocupadas hoy por plaza Once.

Finalmente, la palabra "Once" está dada por la fecha 11 de septiembre de 1852, en la cual  dirigentes porteños organizaron una revolución contra las fuerzas de Urquiza, que finalizó con la separación de la Provincia de Buenos Aires del resto de la Confederación, durante 10 años.

Principales calles, esquinas famosas y puntos de encuentro:

Las Avenidas están repletas de negocios de todo tipo, aunque prevalecen los textiles, donde se puede comprar al por mayor y menor, así son la Av. Corrientes, que cuenta con más de 20.000 comercios, la Av. Pueyrredón y sus perpendiculares como Azcuénaga, Pasteur y Junín, por sólo nombrar algunas.

Pasaje Sarmiento: Con entrada por Rivadavia, -a mitad de cuadra en el 2600- y salida del otro lado de la manzana, sobre Bartolomé Mitre.
Todo revestido en mayólicas españolas que lo convierten en un rincón andaluz.
El interior, asemeja un verdadero patio andaluz y poco queda de su diseño original, ya que en 1940 fue remodelado y esa es la imagen que guarda en la actualidad.

Pasaje Enrique Santos Discépolo (ex Rauch): El pasaje Santos Discépolo describe una curva con forma de S, desde Callao y Lavalle, termina en Corrientes y Riobamba. Una placa recuerda el paso de la locomotora La Porteña, que en 1857 inauguraba la primera línea ferroviaria del país. Aquí funcionó el famoso Teatro del Picadero, que a causa de un incendio de dudoso origen fuera destruido durante los últimos meses del gobierno militar. Más tarde funcionó el Teatro Abierto. En este momento se efectúan obras, dentro del marco de un plan para incrementar la cantidad de paseos en la zona centro de la ciudad.  

Av. Belgrano: Es famosa por la gran cantidad de mueblerías, una al lado de la otra en franca competencia, sobre todo en la numeración que va desde el 1800 hasta el 2900. Es en esta Av. también donde se encuentran la mayor parte de las instituciones que nuclean a los españoles, como el Centro Gallego, con su hospital abierto a todo el público.  

Ayacucho y Lavalle: Se encuentran las distribuidoras de cine, y diariamente el sector es visitado por periodistas que asisten allí a las funciones privadas.  

Av. Corrientes y Pueyrredón: Se encuentra la casa de departamentos donde Baldomero Fernández Moreno se inspirara para escribir su famoso poema "70 balcones y ninguna flor"

Plazas, Ferias, Monumentos, Museos, Murales y Fuentes, Edificios, Cines, Teatros:

Plaza de la Memoria por las víctimas de Cromañón: 193 chicos murieron en Cromañón el 30 de diciembre de 2004. El 27 de octubre de 2005, en el predio ubicado en Bartolomé Mitre y Ecuador, frente al boliche donde ocurrió la tragedia, fue inaugurada esta plaza. El espacio fue cedido por el Organismo Nacional de Administración de Bienes del Estado (Onabe) y abarca unos 650 metros cuadrados, los que serán custodiados por el Ministerio del Interior.

Plaza del Congreso: Ubicada frente al Palacio del Congreso. Esta es una de las pocas plazas que fue creada expresamente, no nació ni de un basural, mercado o hueco. Fue una creación del municipio en 1910. Se la conformó en carácter de urgencia, delante del palacio del Congreso, para conmemorar el centenario de la Revolución de Mayo. El edificio del Congreso fue inaugurado el 10 de mayo de 1906. La avenida de Mayo terminaba frente a las puertas del Congreso. La avenida misma fue inaugurada el 9 de julio de 1894. Muchos edificios se tiraron abajo para abrir espacio a la futura plaza.
El principal motivo de la plaza fue la fuente decorativa Dos Congresos, estos son el General Constituyente de 1813 y el de la declaración de la Independencia de 1816. El único cambio ocurrió cuando se construyó el subterráneo, obra que se realizó a cielo abierto, luego la plaza quedó tal cual como hoy la podemos ver.

Plaza Miserere (también conocida como Plaza Once): De 17.000 metros cuadrados de superficie está entre las calles Rivadavia, Ecuador, Bartolomé Mitre y Ecuador.
En sus orígenes esta plaza fue quinta, la Quinta de Miserere, más tarde se la conoció como Mataderos de Miserere, hacia 1814; Hueco de los corrales en 1817 y Mercado del Oeste en 1850. Luego se la conoció como Mercado o plaza 11 de septiembre. Recién recibe el apelativo de plaza en 1947. Siempre fue un punto propicio por ser cruce de dos caminos anchos.
En esta plaza se encontraron las fuerzas que reconquistarían la ciudad ocupada por los ingleses en 1806, y en ella también, fueron vencidas las tropas de Liniers en la Segunda Invasión Inglesa de 1807.
Hasta 1882 funcionó en su perímetro el mercado Once de Septiembre, y a ella llegaban las tropas de carretas. Pero a partir de este año comienza a delinearse la plaza por obra del intendente Torcuato de Alvear, el terreno quedó levantado sobre la calle adoquinada, y se lo encuadró con un pequeño muro, abierto a tramos por escalones. Fue remodelada íntegramente por el trazado del subterráneo, que fue a cielo abierto, con el consiguiente traslado de todo lo que había sobre la plaza. Como en muchas plazas porteñas, en ella se veían surtidores de agua corriente, que servían para calmar la sed de los caballos y mulas que arrastraban los rodados. También eran utilizados por los inquilinatos de la periferia.
En el centro está el Mausoleo de Bernardino Rivadavia, obra del escultor Rogelio Yrurtia y declarado Monumento Histórico Nacional. Allí desembocan el subterráneo de la línea A y el Ferrocarril Sarmiento y es estación terminal de cientos de colectivos y buses interurbanos, donde en algunas horas del día pareciera que todo Buenos Aires se concentrara en ella.

Plaza "Primero de Mayo": Ocupa el predio delimitado por Hipólito Irigoyen, Pasco, Alsina y Pichincha.  Se inauguró en 1928, pero hasta 1892, funcionó allí un cementerio protestante. Luego de su cierre, pasaron casi dos décadas, hasta que en 1919, el Concejo Deliberante porteño, decidió que esas tierras pasaran a convertirse en la actual plaza. Sancionada la ordenanza, los restos fueron trasladados al cementerio de la Chacarita, pero es interesante recordar que no todos fueron retirados, ya que muchos no reclamados, permanecen aún en la plaza custodiados por los añosos árboles. En la plaza, encontramos asimismo, un monumento denominado "Al Trabajo", realizado por Ernesto Soto Avendano, que representa a un labrador, marchando con una maza sobre el hombro derecho.

Museo de los Niños (Abasto Shopping): Av. Corrientes 3247 Tel: 4861-2325.
Es el único de este tipo en Sudamérica. Muestra una ciudad a escala de los chicos, donde los pequeños visitantes junto con sus padres, familiares y educadores, aprenden jugando cómo funciona una ciudad. Juegan a ser periodistas, pilotos de avión, actores, directores y mucho más.
A lo largo del recorrido, los chicos tienen la oportunidad de experimentar las actividades que realizan los adultos "en la vida real".
Además hay una exposición gratuita de juguetes de artistas.
Se llama Juego de Artistas 5, y la idea es que incentive al niño a crear sus propios diseños a través de talleres.

Alfa y Omega: Ubicado en el 573 de la avenida Callao, una casa de departamentos, obra del arquitecto Mario Buschiazzo, que presenta la particularidad de finalizar con altos de forma triangular.

Café Los Angelitos: Fue inaugurado en 1890 con el nombre de "Bar Rivadavia". Era un galpón con piso de tierra y allí, los orilleros, escuchaban en vivo las payadas de Gabino Ezeiza y José Betinotti. Desde 1920 se llama "Café de los Angelitos" a raíz de que Angel Salgueiro (español) compra el lugar, lo refacciona y lo decora con angelitos de yeso. Estaba muy cerca del antiguo Mercado Spinetto. Fue lugar preferido de tangueros. Florencio Parravicini, Elías Alippi, Carlos Gardel, José RazzanoJuan B. Justo y Alfredo Palacios fueron asiduos concurrentes. En 1992 cierra el café y se forma la "Asociación de Amigos del Café de los Angelitos", que organiza desde esa época, cada miércoles, una sesión de baile de tango en la vereda en Rincón y Rivadavia. El 08/09/2004 se hizo un acto de inauguración de la obra de reconstrucción del café. En marzo de 2006 la obra no estaba terminada.

Casa de los Lirios: En Rivadavia 2031, -casi Ayacucho- esta la famosa "Casa de los Lirios", que data de 1903. Su frente es ondulado y en sus altos, surgen deidades y monstruos, con estilizadas flores de cemento, que marcan una neta inspiración botánica y justifican el nombre.
Sus lirios recorren todo el edificio en forma ascendente y simulan sostener cada uno de los balcones formando las rejas. La contención de su baranda superior, con forma de hombre barbudo, respeta las líneas libres y sueltas de este estilo.

"Casa de los Pavos Reales": Av. Rivadavia 3216 al 3232.
Esta obra del arquitecto italiano Virginio Colombo fue inaugurada en 1912, siendo en ese momento la construcción más elevada de la zona.
Se trata de una casa de departamentos de dos cuerpos, seis en el primero y ocho en el segundo.
Su nombre se debe a los ocho pavos reales esculpidos en piedra, de casi dos metros de largo, enfrentados de a pares bajo los ventanales de la primera planta.
Como sostén de los balcones y menos visibles, los acompañaban otros tantos leones, pero cuatro de ellos, desaparecieron hace ya mucho tiempo.
Algunos han identificado a los pavos reales, los leones y el particular dibujo de unos azulejos en la entrada (dos triángulos superpuestos sobre un cuadrado) con símbolos de la masonería, a la que habría pertenecido el arquitecto). Otra postura establece simplemente que las vistosas aves son el mayor emblema del art nouveau, estilo dominante de la casa, aunque podría encuadrarse dentro del eclecticismo, ya que a esa corriente se ajustan los murales en ladrillos vidriados y multicolores de una de sus entradas, con escenas de la campiña italiana y las curiosas puertas combadas.
El edificio fue incluido en 2001, en el listado de obras "con protección estructural", ya que con el correr del tiempo ha padecido un paulatino deterioro.
Actualmente, en el edificio viven varios arquitectos y es visitado por estudiantes, ya que sigue siendo material de estudio.
Es un edificio de tipo oriental, con frente de ladrillos a la vista, mosaicos con hojas y flores.

Congreso de la Nación Argentina: Sito en Av. Entre Rios y Rivadavia.
La Ley 3.187 sancionada el 20 de noviembre de 1894 autorizó al Poder Ejecutivo a construir el Palacio, invirtiendo la cantidad de seis millones de pesos moneda nacional. El 20 de febrero del año siguiente, se decretó el llamado a Concurso Internacional, y se fijó el 12 de octubre de 1895 como fecha para la presentación de los proyectos.
Fueron presentados 28 proyectos, entre los cuales figuraban los de los franceses Lefebre, Tronchet y Rey, Paul Henry Nenot; los italianos Sommaruga, Meano y Calderini; el austríaco Turner; el uruguayo Vaeza Ocampo junto con Alfred Massue; los argentinos Avenatti, Emilio Agrelo, César González Segura (asociado con Emilio Mitre y el francés Gustavo Duparc) y Bernardo Meyer Pellegrini; y el noruego Alejandro Christophersen.
El 8 de enero de 1896 la obra fue adjudicada al Italiano Víctor Meano, siendo el contrato aprobado el 31 de julio de ese año. Se realizó una licitación el 31 de julio de 1897, y la obra fue adjudicada a la empresa constructora Pablo Besana y Cía. por 5.776.745 pesos moneda nacional.
La obra fue iniciada en agosto de 1897, y hasta su inauguración el 12 de mayo de 1906 fueron contratados mil operarios. Si bien fue inaugurado en 1906, las obras fueron finalizadas recién en 1946, siendo completado casi 50 años después de su planificación. El presupuesto para su construcción pasó de los casi 6 millones de pesos moneda nacional en 1897, a superar los 31,4 millones en 1914, por esta razón fue bautizado por algunos periodistas como el Palacio de Oro, por la velocidad en que se gastaban las partidas presupuestarias.
El 1 de julio de 1904 fue asesinado Víctor Meano, por lo que la finalización de la obra quedó a cargo del arquitecto belga Julio Dormal, quien respetó el proyecto original.
El Palacio fue inaugurado el 12 de mayo de 1906 para la apertura del 45º Período Legislativo, iniciado por el entonces Presidente José Figueroa Alcorta.
El estilo de la obra es un estilo grecorromano, dentro del academicismo italiano de Víctor Meano. El edificio se distingue por su cúpula, que alcanza los 80 metros de altura. La construcción de esta cúpula significó la construcción de una gran obra de ingeniería, que debía soportar las 30 mil toneladas de la superestructura de la cúpula central. El casquete es una estructura reticulada de acero y los 4 pilares bajo el tambor tienen 300 m2 de sección de piedra granítica.
Las alturas de las fachadas son de 27,50 m sobre Hipólito Yrigoyen y 23,60 m sobre Entre Ríos, Rivadavia y Pozos.
La entrada principal, llamada Entrada de Honor, está en la calle Entre Ríos. La entrada está ubicada en un atrio central, decorado con seis columnas estilo corintio que soportan un frontón triangular, y la puerta está custodiada por dos cariátides de mármol. El acceso de los Diputados Nacionales está ubicado sobre la calle Rivadavia y el acceso para los Senadores se encuentra en sobre la calle H. Yrigoyen. Detrás del enrejado del frente sobre la calle Pozos, hay dos puertas más, a cada lado del cuerpo saliente con forma de hemiciclo de la fachada. Estas puertas son de herrería artística, flanqueadas por cariátides de bronce.
En un principio a los costados de la escalinata de la entrada principal se encontraban dos grupos de esculturas de la artista Lola Mora, que simbolizaban la Libertad, el Progreso, la Paz y la Justicia, pero las figuras desnudas fueron criticadas y retiradas en 1916. En la escalinata hay actualmente sólo cuatro leones alados, que sirven de base para cuatro faroles artísticos con tulipas de opalina talladas.
El frontón triangular tiene una cubierta a dos aguas, que a los costados en su parte inferior tiene esculturas de leones alados, y en su parte superior hay una escultura de piedra con el escudo nacional.
Detrás del frontón hay una plataforma ornamentada, de igual ancho que el frontón y con un lado de 15 metros. Sobre esta plataforma se encuentra la Cuádriga, una obra de bronce con 8 metros de altura y 20 toneladas de peso, realizada por el escultor Víctor de Pol. El carro es tirado por 4 caballos, simbolizando la República triunfante, y es conducida por la Victoria alada.
La cúpula tiene una cubierta de cobre, pero el paso del tiempo y la humedad son los que le dan el color verdoso. La cúpula termina en una corona decorada con figuras quiméricas, a 80 metros de altura, de las que brota un pararrayos.

Torre Saint: En Perón 2630, dos grandes pirámides, -una blanca y otra verde- hacen reconocer a la torre Saint, un edificio de trece pisos, que data de 1928. En su interior, columnas egipcias y un poco común pasillo circunvalando el edificio, hablan de influencias de la antigua arquitectura egipcia, descubierta por esos anos en los templos de Luxor. El resto de la construcción, se emparenta con el art noveau, muy en boga en el Buenos Aires de la década del veinte.

Obras Sanitarias de la Nación: Hoy privatizado y administrado por la empresa Aguas Argentinas. Ocupa toda la manzana de las calles Córdoba, Riobamba, Viamonte y Ayacucho. Es un enorme palacio construido para almacenar 72.700.000 litros de agua por día , en cuyo interior no existen casi habitaciones, pues es todo "ostentación"; desde afuera, para que pudiera colocarse en el medio de la ciudad, sin afearla.

Mercado de Abasto: Av. Corrientes 3275. Informes: 4959-3400.
Construido por el arquitecto Vasena, abrió sus puertas el 1º de Abril de 1893. Su tamaño, ocupaba una manzana, le permitía abastecer a casi toda la ciudad de Buenos Aires. En 1984 dejó de funcionar y fue trasladado al Mercado Central. Así quedó clausurado en 1996 cuando nace el proyecto shopping. Funcionó en este barrio durante 50 años. Su última "aparición en público" si así se puede hablar de este histórico mercado, fue en 1987, cuando Luciano Pavarotti, grabó para la RAI un programa especial desde ese lugar, donde cantó "Canción de Buenos Aires" y bailó el tango con la desaparecida Beba Bidart. Actualmente restaurado es un moderno centro comercial que cuenta con cientos de locales, un gran patio de comidas, etc. Según dicen en el Abasto nació el juego de la quiniela, siendo Don José Betronila, el primer quinielero y levantador del juego desde su cigarrería de la calle Corrientes. En este predio, en el que actualmente se ubica un shopping, que era conocido a principios del siglo XIX como "El hueco de la Yegua" o "El hueco de Vidal", se encontraban establecidas las caballerizas de la mazorca y por allí corría un arroyo conocido como "El Manso", donde abrevaban las tropillas. El shopping fue inaugurado en 1998.

Mercado Spinetto: Alsina 2300 - Teléfono: 4954-3442 / 3456 / 3484
Se trata del primer centro comercial en inaugurar la cultura shopping en la ciudad de Buenos Aires. Contiene numerosos locales de ventas, un patio de comidas y un supermercado de la cadena Coto. El Mercado Spinetto también fue el primer mercado mayorista de la ciudad, fundado en 1894 por David Spinetto. Cien años más tarde en 1986 El Hogar Obrero se hizo cargo de la remodelación del viejo edificio y así surgió el moderno shopping.
Era conocido oficialmente como Mercado de Buenos Aires, pero para los porteños fue simplemente el "Spinetto". En 1988, fue reciclado como Spinetto Shopping, tratando de conciliar la historia original, con la tecnología moderna. Se cerró en 1991 y actualmente funciona en el marco de la cadena Coto.

Nuestra Señora de Balvanera: Bartolomé Mitre 2431 TE: 4951-2218.
Es quien le da el nombre al barrio; está ubicada en Rivadavia y Matheu y en ella fueron bautizados Leandro Nicéforo Alem (fundador del radicalismo) y Leopoldo Marechal (personalidad de las letras argentinas).
Con sus dos torres y veintidós artísticos vitrales, es una de las mas antiguas y hermosas. Su construcción data del siglo XIX, en base a un diseño del arquitecto José Santos Santoro, fue bendecida en 1842 y remodelada en los años de 1860. En su decoración, resaltan el dorado y los mármoles, celebrándose sus fiestas patronales el primer domingo de octubre.

Basílica de Santa Rosa de Lima: En Pasco 431, es una de las más grandes de la ciudad. TE: 4308-0504/4308-5313

Parroquia del Salvador: Av. Callao 580 TE: 4373-7037
Es desde 1876, otro de los lugares religiosos que atesora Balvanera, con sus tres naves y sus enormes dimensiones, treinta metros de altura en la nave central y mas de sesenta metros desde la puerta de acceso hasta el altar mayor, sobrecogen por su grandiosidad a quien ingresa en ella. Las torres, poseen cuatro campanas que fueron fundidas en Francia y cada una de ellas esta consagrada al Sagrado Corazón de Jesús, a la Purísima Concepción, a San José y a San Ignacio. Las campanas del Salvador, dan cuatro notas musicales, Do, Re, Mi y Sol. En uno de los costados de la iglesia, se encuentra la capilla de la Buena Muerte, que mide seis metros por catorce y posee una importante cantidad de obras de arte, muchas de las cuales son originales. Cabe señalar asimismo, que anexo a la iglesia, se ubica el Colegio del Salvador, allí establecido desde 1868 y poseedor de una rica historia en la educación de varias generaciones de argentinos.

"La Casa de Carlos Gardel": Está en Jean Jaurés 735. Fue propiedad del cantor y hoy es una tanguería donde se disfrutan espectáculos tangueros.
Hace unos años, en las sucesivas "estaciones" del santuario de Gardel (la casa donde vivió junto a su madre, la esquina donde cantaba) podían leerse inscripciones de ribetes nostálgicos junto a su rostro engominado: "No me lloren, crezcan"; o bien "Nací en este barrio, crecí en tus veredas". Asimismo, en la fachada de la cantina Chantacuatro (justo frente al actual shopping, sobre la cortada Carlos Gardel ahora peatonal) podía verse un mural en honor a Gardel que realizaron los artistas plásticos de la zona; amén de leyendas y dibujos conmemorativos de esta esquina histórica. Otro tanto sucedía en la puerta de la casa de Carlos Gardel, cuya placa recordatoria había sido "actualizada" con grafitis alusivos.

Barrios: Caballito y Colegiales - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - República Argentina.
Tel.: (54-11) 4432-6706
- Web: www.lacasadelospatios.com.ar